EXTREMISMO ES SOLO OPORTUNISMO

LicenciaAtribuciónNo comercial Algunos derechos reservados por clappstar

 

 

Digo, opino, expreso y respeto.

Este trabajo para dirigido directamente a tres personas que se confabularon para querer dañar la personalidad, dignidad y forma de expresión libre y abierta de un comunicador libre. Esas tres personas se confabularon en tratar de desprestigiarme solapadamente queriendo solicitar el despojo de un merecido galardón bien ganado siendo otorgado por una digna organización internacional de la libre expresión Latinoamericana del sagrado derecho de la prensa reconocida como CUARTO PODER. Dos trataron de comunicarse con esa organización para querer lograr ese propósito, en vano no lograron su objetivo. Al contrario, a quien quisieron afectar tiene la documentación verídica del porque renuncie como director de esa digna y respetable institución de prensa digital.

Tres personas quisieran perjudicarme y que sucedió. La confabulación llego a mis manos y no se hizo esperar mi respuesta directa. A uno le llame REPTIL y al otro TRAIDOR pues a sugerencia del presidente de esa entidad fui yo quien los propuse a uno de ellos le fuese otorgado el mismo trofeo. Y al tercero un vocero radial que tiene un programa radial se metió en el “potaje” sin tener conocimiento de lo sucedido y defendiendo al principal incitador sin pronunciar mi nombre me titulo CANALLA. Sin pronunciar su nombre le respondo con todo rigor que DOBLE CANALLA eres tú y que en tus relatos después del 10 de marzo hasta el triunfo de la Revolución traicionada por el miserable Fidel Castro debías documentarte más. Fueron 100 petardos que fueron detonados en La Habana 50 y Marianao 50 por el M-26-7 una noche a la señal del cañonazo de 9:00PM por dos grupos comandados for Armando Franco Rodríguez 50 en La Habana y los otros 50 por Rodobaldo Pineda Arocha en Marianao. Yo participe con el grupo de Armandito en la capital. Tú en reiteradas ocasiones llegaste ese suceso y en dos ocasiones te aclaré y desmentí tu error de conocimiento e información al radio oyente.

Este trabajo es dirigido a todos mis lectores para conocimiento de ese hecho verídico y para el tercero que cuando relate sucesos de esa época de clandestinaje (1952-1958) se percate de cerciorarse e investigar sucesos verdaderos.

Me veo en la imperiosa de reproducir lo antes expuestos apoyado en el trabajo adjunto.

Saludos,

JM
todo derecho de réplica CANALLA Y ESTUPIDO eres tú.

Lic. José L. Martel Jr.
Periodista
Orden José María Heredia, INPL 2007
Premio Estocolmo Periodismo Digital 2009
Distinción Periódico Recorriendo América 2011
Columnista Periódico Libertad 2006
Premio de Periodismo Pepín Rivero 2016-CNPexilio

————————————–

EXTREMISMO ES SOLO OPORTUNISMO
Por José (Pepe) Martel.
No es efecto y menos positivo de la persona que se propasa en actuar, proceder y desarrollar cada acto de su vida albergando un propósito de satisfacer sus deseos extralimitándose en tratar de ser mejor y destacarse más entre un colectivo. Esa enfermedad dada en todos los sectores de la sociedad crea cierto malestar entre quienes nos damos cuenta que algún fin provechoso persigue el extremista sin importar su conducta ladina, sumisa y arrastrada. Si es empleado adula al jefe inmediato superior con exagerados gestos de sumisión y falta de personalidad. Una frase muy conocida “diga por esa boca y quedara complacido”. Otra “jefecito estando yo aquí, por favor no carezca de nada”.
El extremista sumiso casi siempre es el clásico tipo envidioso y preocupado siempre en halagar y complacer a su escogido con el fin de obtener algún resultado por la vía fácil sin importarle el repudio y desprecio de la mayoría que lo rodea. Es el prototipo del ser oportunista que quiere lograr un objetivo específico convertido en perfecto adulador clásico que con un estima cuestionada se somete a la voluntad de alguien convertido en un clásico incondicional que los cubanos lo describimos como “guataca, empujador y cuarto bate” graduados del curso de perfectos aduladores.
“Rásgale la piel a un extremista y encontraras a un oportunista” frase de Vladimir I. Lenin que denota una verdad absoluta. El oportunista busca satisfacer sus necesidades sin muchos esfuerzos en su desempeño. Muchas personas gustan de ser halagadas, homenajeadas y sobre todo tener a su lado individuos que se conviertan en verdaderos incondicionales se plieguen a sus deseos y sean dóciles, amables y lame botas. En el reino del Señor tenemos de todo sin exclusión alguna. “Al adulador sin ser campesino le cae la guataca del cielo” decía mi abuelo. Pero mi padre era más directo y siempre manifestaba “no siempre se llega aunque se trate, pero si no llegas sigue siendo águila nunca como reptil que ese, siempre llega”.
Esta enfermedad mental y física la vemos en cada lugar y a todas horas. Un empleado para mantenerse en su puesto de trabajo le compra la merienda almuerzo al jefe. Le limpia el automóvil y lo lleva al taller para su mantenimiento y alguna reparación. Le recoge a la esposa –sin trabaja- en su empresa, la lleva a las tiendas, supermercado y peluquera. Recoge los hijos de la escuela, los lleva al parque y para distraerlos se disfraza de payaso, claro el tipo no rinde la labor por lo que se paga, pero a su jefe le conviene tener ese tipo de paje moderno en funciones personales. Esto no es solamente en el sector privado también muchos funcionarios de gobiernos se aprovechan de sus prebendas para tener criados particulares pagados por los contribuyentes.
Y recalco que desde la creación del Universo esto es siempre visto con desagrado y signo de bajeza. El extremista adulador abunda en todas partes y al final su objetivo es obtener la oportunidad sin esfuerzo alguno de ser agradable a su amo, sabiendo a fondo que esa moral, dignidad y decoro no existe en su falso proceder. Esa frase de “ser águila antes que repto;” es una realidad el águila no siempre llega pero su modo de actuación es positiva aunque no llegue. Lo contrario del reptil ese siempre llega arrastrándose.
Miami, Florida, USA / josemartel552@yahoo.com

NOTA SOBRE EL DESPLOME DEL APOYO POPULAR DE GUAIDO EN VENEZUELA

 

Por Isaac Bigio
Politólogo economista e historiador formado en la London School of Economics donde enseñó política venezolana y latinoamericana

150. A esa cifra se ha reducido el número de opositores que salió a las calles a rechazar el arresto del vicepresidente parlamentario.

150 es la cantidad tanto de manifestantes como de periodistas que asistieron a la concentración que organizó Juan Guaidó el 11 de mayo para protestar por la detención de su número dos Edwin Zambrano. Esto es lo que reporta Tom Philips, el corresponsal del Guardian en Caracas, quien estuvo allí y es siempre tan duro contra Maduro. The Guardian es el diario inglés que más cubre Venezuela y el único contra el cual acaba de darse un piquete de chavistas en Londres cuestionando su línea pro-opositora.

Guaidó necesita presentar la imagen de que la Asamblea Nacional es el único cuerpo democrático y popular en Venezuela, por lo que el aprisionamiento de Zambrano debió ser respondido con una gigantesca marcha, ya que él es el vicepresidente de dicha Asamblea y líder de Acción Democrática (el mayor partido opositor y también del único que ha gobernado Venezuela durante un tercio de siglo).

El hecho que cada vez menos gente ha venido concurriendo a las marchas convocadas por Guaidó es algo que viene mermando ampliamente su autoridad y va dando alicientes al gobierno para ir tomando medidas contra los diputados que estuvieron en la asonada militar fracasada del 30 de abril. El gobierno envió el 14 de mayo varios agentes al congreso evitando que sesione dicha asamblea y ahora está preparando un cierre de ésta para dar paso a nuevas elecciones legislativas.

Ese mismo periodista británico ha detallado que en el 30 de abril el plan era tomar una base aéreo-militar en el este de Caracas para marchar con multitudes de personas y tropas hacia el Palacio de Miraflores. Empero, poca gente acudió a ese llamado y ninguna base militar fue tomada o se pasó al campo golpista.

Para el reportero del Guardian lo único que hoy impide a Maduro el poder capturar a Guaidó es el temor a una grieta en su propio aparato militar y, sobre todo, por la amenaza de EEUU.

Algo interesante es que él no menciona la posibilidad de una reacción popular, ya que, al parecer, el capital político más importante que Guaidó ha tenido lo ha ido dilapidando y hoy genera mucho rechazo con sus llamados a que hayan cada vez más sanciones económicas contra los venezolanos y que se prepare una ocupación militar extranjera de su propio país. Varios periodistas hispanos que cubren en la TV a diario los sucesos de Venezuela desde hace semanas han venido concluyendo que no habría mucha revuelta popular si se apresa a Guaidó quien ya debería estar buscar salir del país o entrar a una embajada.

Philip aduce que no es cualquier cosa que el jefe de la inteligencia venezolana haya desertado y que hay rumores que hay militares que puedan socavar a Maduro. A más de 4 meses del estallido de la dualidad de poderes entre el poder ejecutivo y el legislativo, el poder armado se ha mantenido casi firme del lado del primero.

El primer obstáculo que tiene Maduro para arrestar a Guaidó es que no quiere provocar un posible bombardeo estadounidense o una escalada que conduzca a ello. Ya abiertamente Guaidó viene coordinando con el Comando Sur de las fuerzas armadas norteamericanas.

Sin embargo, mantener a Guaidó libre y agitando es algo de lo que viene sacando provecho Maduro para demostrar cuán limitado apoyo popular tiene el hombre al que él acusa de ser un títere de Trump y para unir a sus fuerzas armadas, a su movimiento y al país tras su persona presentándose como el paladín que encarna la defensa de la patria y la soberanía nacional.

A medida que Guaidó viene perdiendo capacidad de convocatoria, él ya no habla de tomar diariamente las calles o de hacer paros escalonados hacia la huelga general. Hoy lo único que le queda es provocar una intervención militar extranjera y por ello en esa misma demostración lo que más se notó fue una gran bandera estadounidense y su discurso se centró más en hablarle a los gobernantes del exterior que a sus propios compatriotas y en pedir miles de soldados extranjeros.

Para ello ahora acusa a Venezuela de ser un refugio del ELN demandando que Colombia entre para combatirle y que EEUU deba “cooperar militarmente” con él para limpiar la supuesta “ocupación” militar de Cuba y Rusia.

Mientras tanto hay una crisis en el movimiento de Guaidó pues gran parte de los que le siguen como exiliados en EEUU le piden que rompa con los partidos tradicionales y se enmarque para preparar una guerra civil, mientras que dentro de una oposición de derecha tan dividida deben estar creciendo las voces que piden una salida más pragmática y negociada a fin de evitar la cárcel para varios de sus integrantes y también de poder hacer que la actual crisis económica y social se profundice y de paso a una guerra prolongada.

A medida que Guaidó va perdiendo terreno diversos sectores que buscan presionar a Maduro desde la izquierda van a querer aprovecharse del retroceso de la derecha para demandar medidas contra diversas empresas privadas, el pago de la deuda externa o para mejorar las condiciones laborales y los salarios.

A estas alturas la “presidencia” paralela de Guaidó ha demostrado no tener mayor peso dentro de Venezuela, que solamente es capaz de movilizar a 150 leales en una manifestación tan crucial y que lo único que la sostiene y alimenta es la Casa Blanca.

MAGNICIDIO CONTRA MADURO

Por Isaac Bigio
Analista internacional

El magnicidio es el asesinato de un jefe de Estado, habiendo sido los últimos más graves cometidos en las Américas cuando el presidente estadounidense John Kennedy en 1963 o Salvador Allende en 1973.
La idea de preservar la vida de todos los gobernantes del mundo, especialmente los electos por sus respectivas poblaciones, ha sido uno de los pilares del actual orden mundial.
Ciertamente que diversos servicios secretos han asesinado rivales políticos, pero solo la CIA ha querido atentar contra la vida de Fidel Castro y otros “rojos” durante la guerra fría.
Sin embargo, en pleno tercer milenio, aquel donde se habla del imperio de la democracia, los derechos humanos y el respeto de la ley internacional, el mayor intento de magnicidio es aquel que se ha venido dando contra el presidente Nicolás Maduro.
Un hecho que no ha venido siendo muy comentado es que recientemente en Aragua (no lejos de Caracas) nueve soldados, entre ellos un general, fueron emboscados y muertos por un grupo armado desconocido, lo cual puede ser algo hecho por un grupo criminal o por uno paramilitar, o por uno con ambas características.
Pocos días después se cayó en un municipio de Caracas (El Hatillo) el helicóptero presidencial muriendo sus 7 tripulantes uniformados.
Según el periodista Jaime Baily desde Miami esta última acción fue un atentado para matar a Maduro. Baily afirma que sus fuentes son seguras y antes él dijo haber participado en una reunión para preparar el envío de drones bombas que explosionaron en un desfile militar presidido por Maduro el 4 de agosto del 2018, cuando toda la comunidad internacional entonces le reconocía como mandatario constitucional.
Con este sería el segundo intento de asesinato a Maduro en un continente en el cual no se ha producido ningún magnicidio en lo que va de este milenio.
Cuando hace 9 meses el presidente constitucional de Venezuela se libró de ser muerto solamente acogió la solidaridad de gobernantes amigos, pero no recibió mayores gestos de apoyo de parte de EEUU o de los integrantes del Grupo de Lima compuesto por unas 14 naciones americanas que llamaban a desconocer un eventual segundo mandato suyo. Todo esto, pese a la gravedad de los hechos y a que se pudieran sembrar precedentes para que eso vuelva a pasar en otras repúblicas. Un magnicidio en Venezuela podría animar a que otros opositores al brasileño Jair Bolsonaro o al colombiano Iván Duque, por ejemplo, puedan querer hacer atentados contra ellos.
Cabe señalar que la guerrilla colombiana o peruana, pese a ser tipificada como terrorista, nunca apuntó a matar a ninguno de los presidentes que les perseguían.
Mientras Marco Rubio ha twitteado la foto del ex presidente libio pro-chavista Muamar Gadafi linchado junto con sus amenazas de hacer lo mismo con Maduro. Un general estadounidense abiertamente ha postulado resolver el problema venezolano eliminando a su mandatario. Varios programas hispanos en Miami llaman libre y abiertamente a matar al presidente de Venezuela, pero si hicieran lo mismo con respecto a su propio presidente, a la reina británica o a un mandatario de una potencia occidental, bien podrían ser encarcelados o procesados por incitar al terrorismo.
Si Maduro muere él sería reemplazado por su vicepresidenta Delcy Rodríguez quien, a su vez, debería llamar en un plazo de 30 días a nuevas elecciones presidenciales, según manda la carta magna venezolana. Debido a la simpatía que habría hacia el mandatario asesinado, ella muy probablemente ganaría estos comicios y la oposición de derecha, a diferencia de lo que pasa ahora, no podría llamar al boicot y estaría obligada a aceptar estas y sus resultados, con lo cual se acabaría este actual intento de poder paralelo durante un sexenio.
Sin embargo, el cálculo de los que postulan el magnicidio es el de generar una gran confusión y caos que termine luego provocando una violencia como la que se dio en Colombia tras que en Abril 1948 fue asesinado el líder liberal Gaitán, y ello podría servir de pretexto para una fuerza multinacional que intervenga para “pacificar”.
La hipocresía con que se viene manejando el tema venezolano es muy grande. Las mismas voces que instan a asesinar al mandatario venezolano reciben un buen trato en EEUU, pero si esos mismos interlocutores llamasen a ejecutar a Trump o a presidentes amigos, entonces sí les caería una fuerte re

COMO LO VEO YO.Venezuela y su futuro a corto plazo por Jesus Angulo

Jesús Angulo
COMO LO VEO YO.
Venezuela y su futuro a corto plazo
Participación de USA militarmente con o sin otros países después de calcular el costo político.
a.- Operación militar quirúrgica a posiciones militares claves para desarmar al enemigo
b.- Toma de los medios publicitarios y de transporte público y aereo..
c- Captura de Maduro y sus seguidores más cercanos en el gobierno para garantizar tan pronto sea posible la seguridad en el Palacio de Miraflores del presidente encargado Juan Guaidó y su equipo de gobierno provisional.
d. – Desembarcar fuerzas de ocupación para hacerle frente a los que no se rindan del ejército, marina, aviación, guardia nacional, los colectivos, el ELN, Las FARC y el grupo terrorista islámico Hezbolá para que el pueblo y sus instituciones puedan desenvolverse pacíficamente.

LA DERROTA DEL INTENTO DE GOLPE DEL 30 DE ABRIL

En la madrugada del 30 de abril aparecieron Juan Guaidó y Leopoldo López, el líder de su partido Voluntad Popular, rodeados de uniformados y reclaman estar en la base aéreo-militar de La Carlota en Caracas, desde donde llamaban a que se les unan cientos de miles de personas y también muchos militares.

Inicialmente la situación parecía confusa pues si hay una rebelión centrada en una base de la aviación militar es de esperarse fuertes combates y hasta la intervención de aviones o helicópteros de lado de los insurrectos. Sin embargo, luego quedó claro que nunca los sublevados llegaron a controlar dicho centro militar, y que solamente se aposentan en la carretera adyacente.

Juan Guaidó en su calidad de auto-juramentado “presidente encargado” de Venezuela mostró al liberado López como una muestra que se estaba desarticulando la “dictadura”, sostuvo que ahora la fuerza armada estaba con ellos y que ya se iniciaba el cese de la “usurpación” por lo que demandaba a los venezolanos a tomar las calles.

No obstante, el plan no les salió bien. En vez de lograr captar a nuevos uniformados en otras partes de la capital o del país, la mayoría de las tropas que originalmente estuvieron de su lado les desertaron (muchos de ellos reclamando que habían sido engañados) y todas las 8 tanquetas que llegaron a ocupar terminaron retornando al alto mando castrense.

En vez de lograr atraer decenas o cientos de miles de manifestantes, apenas lograron movilizar a cientos o miles de marchistas, mientras que al final no muchos activistas se dedicaron a protagonizar enfrentamientos con piedras, bombas molotov o armas de fuego contra la policía.

El oficialismo demostró tener el control de todos los cuarteles y comisarías, y también movilizó mucho más gente hacia palacio de Miraflores para apoyar al gobierno.

Algo que llama la atención es del porqué se produjo este conato de golpe un día antes del primero de mayo, fecha en la cual Guaidó había prometido que iba a hacer la mayor demostración en la historia de Venezuela. Si su objetivo era maximizar fuerzas para lograr ello debió haberse centrado en eso. Empero, parece ser que él quiso agarrar desprevenidos al chavismo y aprovechar el golpe publicitario de presentar a López libre y rodeado de soldados para querer desencadenar una marcha multitudinaria junto con tropas para ir hacia Miraflores.

Es también posible que esta acción precipitada se haya dado en base a una pugna interna dentro de directivos opositores ya sea para buscar protagonismo para López o por alguna otra razón.

La aventura ha terminado en derrota pues no pudieron capturar ninguna base militar y tampoco lograron desatar una masacre en una autopista, lo que hubiese desacreditado a Maduro y dado pretextos para una intervención extranjera. Un signo del fracaso es que el líder del movimiento Leopoldo López se exilió primero en la embajada chilena y luego en la española, en tanto que las 2 a 3 decenas de uniformados que se habían sublevado se habrían asilado en la sede brasileña.

Escribimos estas líneas cuando el sol no sale en Venezuela este primero de mayo, pero es de predecir que lo acontecido, en vez de haber ayudado a Guaidó a preparar una gran movilización como prometió, va a quitarle fuerzas. El hecho de que nuevamente se evidencie que su movimiento se basa en falsos reclamos sensacionalistas que exageran sus fuerzas y que otra vez vuelve a fracasar ya hace que las acciones del día de hoy empiecen con un mal pie.

De otro lado, el chavismo va a aprovecharse de la derrota de la asonada para sacar a cientos de miles de sus seguidores a las calles, con lo cual ha de querer sellar la derrota final del movimiento.

Hasta ahora Maduro se cuidó de arrestar a Guaidó y a los directivos de la Asamblea Nacional bajo la idea que así evitaba dar pretextos a los opositores y EEUU y se permitía irse desgastando. Hoy debe estar evaluando que haber dejado a López bajo arresto domiciliario y no haberlo traspasado a una cárcel (tras que el mismo gobierno le denunciara de ser la cabeza de una red “terrorista” que organizaba el sabotaje eléctrico), así como haber permitido que su partido Voluntad Popular (al que acusa de fascista) siga legal y activo, pueden haber sido un error.

Guaidó sabe que se siente arrinconado. Las fuerzas armadas brasileñas han dicho que no piensan intervenir en Venezuela pues han comprobado que él carece de masas y uniformados. A estas alturas es de esperarse algún acto desesperado para buscar concitar apoyo externo o evitar mayor desmoralización dentro de círculos opositores.

Isaac Bigio

Analista internacional

GOLPE AHORA EN CARACAS

Un grupo de militares se ha alzado en la capital venezolana en el distribuidor Altamira y la base aérea de La Carlota muy cercanos al Palacio de Miraflores. Los golpistas han liberado a Leopoldo López, el jefe del partido Voluntad Popular de Juan Guaidó, quienes han aparecido en un video allí llamando a desencadenar la fase final de la “Operación Libertad” en la lucha por deponer a Nicolás Maduro.

Guaidó ha hecho un llamado abierto a los uniformados a que se unan al golpe y a los ciudadanos a que se congreguen en torno a esa base castrense. A eso él le llama una movilización cívico-militar, aunque eso en los hechos es el inicio de un golpe militar en el que el “presidente encargado” y el líder de su partido se atrincheran en una base bélica para impulsar una insurrección armada.

Lo acontecido se da en la víspera de lo que Guaidó ha prometido como lo que debería ser la mayor movilización popular en la historia del mundo, pues para este primero de mayo él venía prometiendo que iba a sacar a multitudes a las calles.

El gobierno ha indicado que se trata de una minoría de “traidores” que van a ser sofocados. Sin embargo, todo indica que Venezuela puede entrar en su peor crisis desde que Guaidó se autoproclamó como presidente el 23 de enero. Esta vez la oposición de derecha controla una base militar estratégica y ha venido preparando durante semanas una gran manifestación para el miércoles.

Hasta la fecha Maduro, a pesar que le han tildado de dictador, ha demostrado moderación en su trato contra los golpistas ya que ha mantenido a López en prisión domiciliaria, nunca ha detenido a Guaidó o a sus vicepresidentes y le ha permitido a sus partidarios movilizarse libremente, pese a que les acusa de hacer acciones terroristas para sabotear el servicio eléctrico y de agua, de querer subvertir a los cuarteles y de querer provocar una invasión militar extranjera.

La situación puede escalar y podría servir de pretexto para una eventual intervención militar norteamericana bajo la excusa que la Asamblea Nacional de Caracas pudiese solicitarle su ayuda.

Algunos podrán querer interpretar lo que está pasando como un manotazo en el agua de un ahogado ya que en más de 3 meses de haberse auto-juramentado como presidente Guaidó ha sido incapaz de cumplir con cualquiera de sus planes. Sabiendo de que su capacidad de convocatoria viene cayendo (algo que reconocen los mismos opositores de derecha) este podría ser su último intento para provocar una intervención que EEUU no ha querido dar por temor a no ser respaldado por la población venezolana y a que ello produzca un polvorín incontrolable en el Caribe y Latinoamérica.

En cierta manera lo que ha acontecido demuestra que la oposición de derecha no ha logrado avanzar mucho dentro de los militares, pues si tuviese una fuerte influencia sobre los uniformados se hubiesen lanzado a tomar Miraflores o a arrestar al presidente (como ocurrió contra Chávez hace 17 abriles). Esta vez, a diferencia del 2002, apuestan a sacar gente a las calles y a provocar una intervención extranjera.

En todo caso lo acontecido es serio. Hasta la fecha Maduro ha respondido como un boxeador que aguanta golpes hasta esperar que su adversario se agote, pero en este caso se da el primer alzamiento castrense (y encima en la capital).

Todo indica que en las próximas horas, especialmente durante el primero de mayo, van a darse fuertes manifestaciones a favor y en contra del golpe. Mientras tanto, la Fuerza Armada de Venezuela va a querer aislar ese levantamiento hasta aplacarlo. Si bien Maduro va a hacer todo lo posible por evitar mucha violencia (pues él cree que esta engendra aún más violencia), esta vez no puede descartarse un significativo número de bajas.

Mientras tanto, la derecha venezolana va a llamar a tomar las calles en todo el país para apuntalar el levantamiento, mientras que las izquierdas van a hacer lo mismo para combatirlo, en tanto que sectores socialistas puedan demandar que se cierre el parlamento, se aprisione a Guaidó y se expropien a las empresas que financian la asonada. No se descarta alguna forma de diálogo en la cual López y Guaidó quieran negociar en mejores condiciones.

Entramos en una situación muy difícil para Latinoamérica donde los dos principales vecinos de Venezuela están bajo presión de sus presidentes para intervenir allí (aunque en Brasil la vicepresidencia y el ejército se resiste a tal aventura). Y todo esto en el contexto de que las dos potencias nucleares rivales a EEUU (que son Rusia y China) tienen soldados y armamentos en Venezuela.

Isaac Bigio

Analista internacional

Politólogo economista e historiador formado e la London School of Economics donde enseñó política venezolana y latinoamericana

EL AVESTRUZ Y LA JUTÍA

Brillante la solución

que propone García Frías,

para mitigar la hambruna

de un pueblo que se desangra

por la falta de comida,

darle “avestruz” y “jutía”.

Primero le dieron “claria”

con un poco de “moringa”,

también harina de “soja”

con azúcar y agua fría,

y alguno que otro mejunje

para engañar la barriga.

Contando sesenta años

de insensata carestía,

se muere el pueblo de hambre,

todo es pura catibía,

con cascarita de piña

y un centenar de mentiras.

La cúpula gobernante,

Castro, Canel y familia,

viven como millonarios

no sufren la carestía,

las barrigas se les hinchan

llenas de buena comida.

No conocen el avestruz,

no conocen la jutía,

a no ser cuando Raúl,

empedernido borracho

como todos ya sabemos,

le chupa el rabo a la misma . . .

Cástulo Gregorisch

<gregorischcastulo@gmail.com>

4/15/19

A todos aquellos interesados en mi obra poética la pueden apreciar visitando mi blog como sigue: http://wwwgregorisch.blogspot.com/